Disfrutando al aire libre

Las cosas son como son y no como nos gustaría fuesen. No podemos controlar lo que ocurre, igual que no podemos ser responsables de lo que hagan los demás, y solo podemos ser responsables de nuestros propios actos y nuestras propias respuestas a los actos de los demás y a las circunstancias de la vida.

 

Por ello, es importante aceptar lo que la vida nos traiga y dejar de reaccionar para aprender a responder, a dar nuestra propia respuesta auténtica y sincera, no solo la reacción automática que nos sale. Reconocer y asumir esta responsabilidad es primordial para poder tener mayor control y libertad sobre nuestras propias vidas. De esta forma podemos ser más y mejor nosotros mismos y cultivar, progresivamente, más autenticidad.

¿Qué podemos hacer?

  • Cultivar la observación

  • Tomar distancia de nuestros pensamientos, para dejar de creernos todo lo que pensamos.  

  • Cultivar la aceptación

  • Trabajar el mindfulness y la respiración como herramientas para ganar en control, libertad y autenticidad.

  • 2. Mindfulnes

Tu concepto o percepción de la realidad no es la realidad. Cuando quedas atrapado en tus percepciones e ideas, pierdes la realidad (Tchit Nhat Hanh).

 

La mente está activa la mayor parte del tiempo y le encanta vagar por el pasado, o adelantarse al futuro. A este estado de pensamiento, se le llama estado de rumiación y es probablemente la causa y no solamente la consecuencia de la infelicidad. El estado de atención es lo que surge  de estar presentes, con propósito, de forma abierta y amable en el momento presente y sin juzgar. Al cultivar el mindfulness, adoptamos una posición neutral como si fuésemos un observador externo.

// Bután y el Índice de Felicidad Bruta  

Image by Aaron Santelices

El Índice de Felicidad Bruta se usa en Bután desde la década de los 70 y está compuesto por 9 dominios y 33 indicadores.

El término “Felicidad Nacional Bruta” se acuñó en 1972 por el entonces Rey de Bután Jigme Singye Wangchuck, al considerar este concepto más importante que el Producto Interior Bruto.  A través del Índice de Felicidad Bruta se estudian 33 aspectos, agrupados en 9 dominios o dimensiones y los resultados de toda esta información se sintetiza en un solo valor, el índice agregado del Índice de Felicidad Bruta. Los dominios que se estudian incluyen:

  • Bienestar psicológico

  • Salud

  • Uso de tiempo

  • Educación

  • Diversidad y resistencia cultural

  • Buen gobierno

  • Diversidad y resistencia ecológica

  • Niveles de vida, y

  • Vitalidad de la comunidad.

 

Cada 4 años se pasa la encuesta de Felicidad Bruta y se identifican cuatro grupos de personas: infelices, poco felices, extensivamente felices y muy felices. Para considerar que las personas son felices es necesario obtener una puntuación mínima para cada variable. Estos datos sirven para:

  • Elaborar tendencias, ya que las encuestas se realizan periódicamente por lo que se puede estudiar cómo evolucionan distintos indicadores como la salud mental, seguridad, vitalidad comunitaria, etc.

  • Distribuir los presupuestos entre los gobiernos locales, mediante el estudio de ocho criterios como las condiciones de acceso al agua y saneamiento que en este país son temas básicos.

  • Analizar políticas. Cuando los ministerios gubernamentales están elaborando nuevas propuestas de políticas, presentan una nota conceptual a la Comisión de Felicidad Nacional Bruta, que se encarga de valorar la posible influencia de la propuesta política en el IFB.

  • Analizar programas y propuestas. Al igual que las políticas, los programas y propuestas también se evalúan utilizando el Índice de Felicidad Bruta.

  • Certificar empresas. Se ha diseñado y se está implementando una herramienta de certificación del IFB para empresas.

El  Índice de Felicidad Bruta tiene múltiples propósitos, incluyendo:
- Guiar los planes a realizar, sobre políticas, programas y propuestas.
- Encuadrar la asignación presupuestaria.
- Monitorear los cambios de los resultados en el tiempo.
- Comparar los resultados con los de otros países.