Disfrutando al aire libre

Las cosas son como son y no como nos gustaría fuesen. No podemos controlar lo que ocurre, igual que no podemos ser responsables de lo que hagan los demás, y solo podemos ser responsables de nuestros propios actos y nuestras propias respuestas a los actos de los demás y a las circunstancias de la vida.

 

Por ello, es importante aceptar lo que la vida nos traiga y dejar de reaccionar para aprender a responder, a dar nuestra propia respuesta auténtica y sincera, no solo la reacción automática que nos sale. Reconocer y asumir esta responsabilidad es primordial para poder tener mayor control y libertad sobre nuestras propias vidas. De esta forma podemos ser más y mejor nosotros mismos y cultivar, progresivamente, más autenticidad.

¿Qué podemos hacer?

  • Cultivar la observación

  • Tomar distancia de nuestros pensamientos, para dejar de creernos todo lo que pensamos.  

  • Cultivar la aceptación

  • Trabajar el mindfulness y la respiración como herramientas para ganar en control, libertad y autenticidad.

  • 2. Mindfulnes

Tu concepto o percepción de la realidad no es la realidad. Cuando quedas atrapado en tus percepciones e ideas, pierdes la realidad (Tchit Nhat Hanh).

 

La mente está activa la mayor parte del tiempo y le encanta vagar por el pasado, o adelantarse al futuro. A este estado de pensamiento, se le llama estado de rumiación y es probablemente la causa y no solamente la consecuencia de la infelicidad. El estado de atención es lo que surge  de estar presentes, con propósito, de forma abierta y amable en el momento presente y sin juzgar. Al cultivar el mindfulness, adoptamos una posición neutral como si fuésemos un observador externo.

// Ecuador y El Buen Vivir

Image by Azzedine Rouichi

El concepto de "El Buen Vivir" plantea la posibilidad de vivir de una manera armónica y en conexión con la naturaleza, en equilibrio dentro de las comunidades y contemplando el desarrollo de las personas.

La noción de buen vivir o vivir bien proviene del quechua sumak kawsay en Ecuador y suma qamaña en Bolivia. Se trata de una cosmovisión de los pueblos indígenas de Suramérica que plantea la posibilidad de vivir de una manera armónica y en conexión con la naturaleza, entre las personas y llevando una vida en comunidad (1).

 

El Gobierno de Ecuador (2009) define el buen vivir como: «La satisfacción de las necesidades, la consecución de una calidad de vida y muerte digna, el amar y ser amado, el florecimiento saludable de todos y todas, en paz y armonía con la naturaleza y la prolongación indefinida de las culturas humanas. El Buen Vivir supone tener tiempo libre para la contemplación y la emancipación, y que las libertades, oportunidades, capacidades y potencialidades reales de los individuos se amplíen y florezcan de modo que permitan lograr simultáneamente aquello que la sociedad, los territorios, las diversas identidades colectivas y cada uno –visto como un ser humano universal y particular a la vez– valora como objetivo de vida deseable (tanto material como subjetivamente y sin producir ningún tipo de dominación a un otro)» (1). Desde una perspectiva conceptual, el buen vivir abarca tres dimensiones profundamente interrelacionadas: la individual, la comunitaria y la relación con la naturaleza, más sistémica.

En Ecuador el concepto se ha desarrollado y elevado a nivel político a través del plan estratégico nacional El Buen Vivir, 2017-2021, alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el cual se articula en 9 objetivos:

  • Objetivo 1: Garantizar una vida digna con iguales oportunidades para todas las personas.

  • Objetivo 2: Afirmar la interculturalidad y plurinacionalidad, revalorizando las identidades diversas.

  • Objetivo 3: Garantizar los derechos de la naturaleza para las actuales y futuras generaciones.

  • Objetivo 4: Consolidar la sostenibilidad del sistema económico social y solidario, y afianzar la dolarización.

  • Objetivo 5: Impulsar la productividad y competitividad para el crecimiento económico sustentable de manera redistributiva y solidaria.

  • Objetivo 6: Desarrollar las capacidades productivas y del entorno para lograr la soberanía alimentaria y el desarrollo rural integral.

  • Objetivo 7: Incentivar una sociedad participativa, con un Estado cercano al servicio de la ciudadanía.

  • Objetivo 8: Promover la transparencia y la corresponsabilidad para una nueva ética social.

  • Objetivo 9: Garantizar la soberanía y la paz, y posicionar estratégicamente al país en la región y el mundo.

En Ecuador se ha desarrollado el concepto de El Buen Vivir en un plan estratégico estructurado en 9 objetivos.
 

(1) Filosofía del Buen Vivir. Adriana Rodríguez Salazar https://filosofiadelbuenvivir.com/buen-vivir-2/

(2) Ministerio de Educación de la República de Ecuador, sin fecha).