Disfrutando al aire libre

Las cosas son como son y no como nos gustaría fuesen. No podemos controlar lo que ocurre, igual que no podemos ser responsables de lo que hagan los demás, y solo podemos ser responsables de nuestros propios actos y nuestras propias respuestas a los actos de los demás y a las circunstancias de la vida.

 

Por ello, es importante aceptar lo que la vida nos traiga y dejar de reaccionar para aprender a responder, a dar nuestra propia respuesta auténtica y sincera, no solo la reacción automática que nos sale. Reconocer y asumir esta responsabilidad es primordial para poder tener mayor control y libertad sobre nuestras propias vidas. De esta forma podemos ser más y mejor nosotros mismos y cultivar, progresivamente, más autenticidad.

// Vida relacional

Image by Alina Grubnyak

Las relaciones personales de calidad son fundamentales para la felicidad. Para este propósito, son más importantes la calidad de nuestras relaciones que el número de relaciones que tengamos. Por ello, es fundamental tener una red sólida de apoyo como familia, amistades, vecinos, etc., que nos ayuda a vivir con más optimismo y compartiendo vida.

Somos “seres relacionales”. El cuidado de la vida relacional constituye uno de los ingredientes más decisivos para vivir una vida saludable, tanto en el cuerpo como en el psiquismo.

 

En contraposición a las relaciones, la soledad no deseada es un veneno contra la felicidad ya que nos desconecta del grupo. La soledad no solo la viven personas mayores, sino que también puede darse entre personas jóvenes y adultas. En contraposición a la soledad no deseada, la soledad buscada es decir estar solos sin necesariamente sentirnos solos, en su justa medida, puede ser muy nutritiva para desarrollar una relación constructiva con nuestra propia persona.

La conexión es la sal de la vida.

¿Cómo fomentar las relaciones y evitar la soledad no deseada?

  • Desarrollar habilidades que nos facilitan el desarrollo de relaciones constructivas: como la comunicación y la empatía.

  • Rodearnos de personas positivas y cultivar este tipo de relaciones.

  • Aprender a gestionar las relaciones con personas que nos generan daño o que solo absorben nuestra energía.

  • Evitar situaciones de soledad no deseada y buscar ayuda cuando la necesitemos.