Disfrutando al aire libre

Las cosas son como son y no como nos gustaría fuesen. No podemos controlar lo que ocurre, igual que no podemos ser responsables de lo que hagan los demás, y solo podemos ser responsables de nuestros propios actos y nuestras propias respuestas a los actos de los demás y a las circunstancias de la vida.

 

Por ello, es importante aceptar lo que la vida nos traiga y dejar de reaccionar para aprender a responder, a dar nuestra propia respuesta auténtica y sincera, no solo la reacción automática que nos sale. Reconocer y asumir esta responsabilidad es primordial para poder tener mayor control y libertad sobre nuestras propias vidas. De esta forma podemos ser más y mejor nosotros mismos y cultivar, progresivamente, más autenticidad.

¿Qué podemos hacer?

  • Cultivar la observación

  • Tomar distancia de nuestros pensamientos, para dejar de creernos todo lo que pensamos.  

  • Cultivar la aceptación

  • Trabajar el mindfulness y la respiración como herramientas para ganar en control, libertad y autenticidad.

  • 2. Mindfulnes

Tu concepto o percepción de la realidad no es la realidad. Cuando quedas atrapado en tus percepciones e ideas, pierdes la realidad (Tchit Nhat Hanh).

 

La mente está activa la mayor parte del tiempo y le encanta vagar por el pasado, o adelantarse al futuro. A este estado de pensamiento, se le llama estado de rumiación y es probablemente la causa y no solamente la consecuencia de la infelicidad. El estado de atención es lo que surge  de estar presentes, con propósito, de forma abierta y amable en el momento presente y sin juzgar. Al cultivar el mindfulness, adoptamos una posición neutral como si fuésemos un observador externo.

// El pulso de la salud mental - Los síntomas de la infelicidad

Image by Tim Mossholder

La salud mental se aborda dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La promoción de la salud mental es uno de los grandes retos que afrontamos como sociedad. La salud mental, aunque haya sido un tema silenciado y estigmatizado está comenzando a cobrar "momento" a nivel social, especialmente a raíz de la situación sufrida con la pandemia de Covid. No obstante, su abordaje ya quedó recogido dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por Naciones Unidas en 2015 para procurar un desarrollo sostenible en 2030. Los ODS están integrados por 17 objetivos con metas e indicadores para cada una de las metas. En concreto el ODS número 3, dedicado a la salud y el bienestar y especialmente en la meta la 3.4 que aborda la salud mental de la siguiente forma: “De aquí a 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante su prevención y tratamiento, y promover la salud mental” y el bienestar siendo la Tasa de mortalidad por suicidio el indicador elegido para su monitoreo. En España en diciembre de 2021 se ha aprobado la Estrategia de Salud Mental 2022-20226.  

 

Además del sufrimiento que suponen los problemas de salud en las personas que los sufren y los círculos cercanos, los problemas de salud mental generan grandes impactos en la sociedad. Para la población dentro de la Unión Europea se calcula que los costes totales relacionados con la mala salud mental equivalían a más del 4% del Producto Interior Bruto antes del Covid (1). Estos costes se dividen entre los gastos directos sanitarios, que suponen aproximadamente un tercio, y el resto a las prestaciones de la seguridad social junto con los costes indirectos de la mala salud mental en el mercado laboral, asociados a las menores tasas de empleo y la reducción de la productividad.

 

En España, aproximadamente tres millones de personas estarían diagnosticadas de depresión, y se estima que solo el 58% de las personas buscan ayuda (2). Otras enfermedades mentales graves (esquizofrenia o trastorno bipolar) o graves dependencias de las drogas o el alcohol son parecidas por, al menos, el 2 % de la población. La enfermedad mental genera consecuencias en la salud física. Se estima que las personas con depresión o ansiedad disminuyen su esperanza de vida media en 5 años debido principalmente a la pérdida de salud física y también porque en algunos extremos lleva al suicidio (3).

 

A una situación sobre salud mental ya grave, durante la pandemia del Covid 19 varios estudios (4) han evidenciado los graves efectos de la situación sanitaria en la salud mental y desde la Confederación de Salud Mental de España se vaticinan importantes problemas de salud mental una vez que hayamos cruzado el umbral de la inmunidad de grupo, debido a las implicaciones sociales y económicas de la pandemia así como a situaciones traumáticas y la muerte de personas cercanas. A nivel estatal se están poniendo en marcha distintas acciones para intentar revertir la situación como el desarrollo de la Estrategia Nacional de Salud Mental.

La incidencia de distintas enfermedades mentales es significativa y la pandemia las ha agravado.
 

(1) OECD/EU (2018), Health at a Glance: Europe 2018: State of Health in the EU Cycle, OECD Publishing, Paris. https://doi.org/10.1787/health_glance_eur-2018-en

(2) Navío Acosta.M., Pérez Sola, V. (2020) Libro Blanco de la Depresión y el Suicidio. Documento Estratégico para la promoción de la salud mental. Madrid, Barcelona  https://bit.ly/3b2aWsh

(3) Global happiness and wellbeing policy report 2019, Global Council for Happiness and Wellbeing. http://www.happinesscouncil.org/

Helliwell, J.F., Layard, R., Sachs, J. y De Neve, J.E. (2021). World happiness report 2021, Sustainable Development Solutions Network, Nueva York. https://worldhappiness.report/ed/2021/

(4) European Commission. Mental health https://bit.ly/3toKob2

Happiness Research Institute (2020) Wellbeing in the age of COVID-19, Copenhagen: Happiness Research Institute.

​Goldberg, X., et al. 2020.  ¿Es la salud mental la pandemia después de la COVID-19?. Número 32., Serie COVID-19 y estrategia de respuesta. ISGlobal. https://consaludmental.org/centro-documentacion/salud-mental-pandemia-covid19/